Declaración de fe

Como Iglesia perteneciente a la Federación Asambleas de Dios de España (FADE) asumimos esta declaración de fe:


  • Creemos en la Iglesia, que es el cuerpo de Cristo, compuesta por todos aquellos que le han recibido, y cuya autoridad es Jesús.
  • Creemos en el bautismo bíblico y en la Santa Cena como ordenanzas dadas por Jesús a su Iglesia. El bautismo, como testimonio público de ingreso a la iglesia, fe en Cristo y comienzo de vida espiritual. La Santa Cena como recordatorio de su muerte, señal del Nuevo Pacto, y anuncio de su segunda venida.
  • Creemos que Jesucristo es el único mediador entre Dios y los hombres. Creemos en la oración en el nombre de Jesús como medio de comunicación con Dios.
  • Creemos en la actualidad de los dones del Espíritu y en el poder sobrenatural del Espíritu Santo, dados a la Iglesia para su desarrollo.
  • Creemos en el poder de Dios, capaz de obrar milagros y sanidades hoy día.
  • Creemos en la segunda venida de Jesucristo, quien vendrá a por su iglesia para establecer su reino sobre la tierra.
  • Creemos en la resurrección de los muertos y el juicio final, unos para vida eterna, otros para condenación eterna.
  • Creemos en la Biblia, que es la palabra inspirada de Dios mediante la cual se revela al ser humano, no contiene error en sus escritos originales y se establece como única regla infalible de fe y conducta.
  • Creemos en la Trinidad: Padre, Hijo, y Espíritu Santo.
  • Creemos en Jesucristo como único y suficiente Salvador, en que se hizo hombre por obra y gracia del Espíritu Santo y que su vida, muerte y resurrección es suficiente para la salvación del ser humano, sin necesidad de obras.
  • Creemos en la salvación global del ser humano (cuerpo, alma y espíritu), ofrecida gratuitamente por Dios a través de Jesucristo.
  • Creemos que todo ser humano es pecador y que, para ser salvo, por voluntad propia, debe aceptar el sacrificio de Jesús por toda la humanidad, arrepentirse de sus pecados, y permanecer fiel hasta la muerte cuidando la salvación, la cual pudiera perderse por la infidelidad o el abandono de la fe.
  • Creemos en el bautismo del Espíritu Santo prometido por Dios en su Palabra, por el que los creyentes son llenos de poder, para representar Jesucristo, servir a Dios y vivir en santidad. La evidencia inicial es hablar en lenguas desconocidas.