Misiones

Como Iglesia Rey de Reyes, llevamos comprometidos más de 25 años con las misiones. Apoyamos la extensión y evangelización. Realizamos un trabajo de ayuda a nuestros misioneros del DEMADE repartidos por todo el mundo, entendiendo que la palabra de Dios tiene que ser llevada hasta lo último de la tierra. Por privacidad y seguridad de los misioneros, no podemos ofrecer más información de la ofrecida, ya que muchos de ellos corren el riesgo de perder su vida a causa del Evangelio.

Mª Eugénia Salado (Geni) – Burkina Faso (África)

· Alcanzar el pueblo burkinabé, transformando las comunidades a través de la Palabra de Dios, y dando un futuro a sus hijos a través del programa de apadrinamientos.

· Apoyando la economía y el desarrollo de las comunidades a través de los cursos de alfabetización, costura y tejer en telares.

· De manera especial, trabajamos con niños escolarizando una media de 150 por año. Y ayudamos a suplir sus necesidades de salud y nutrición. Tratamos específicamente a unos 50 niños al mes con malnutrición.

Álvaro y Montse – Perú

Llevan el proyecto de alfabetización en la serranía peruana, y pastorean una iglesia en Trujillo.

Joan y Carmen – Bolivia

Fundadores del centro “Hogar Nuevos Pasos” en Perú, como en Bolivia. Están haciendo una labor extraordinaria con los niños más desfavorecidos, y están trabajando con el proyecto de prevención de abusos sexuales en Bolivia.

Raquel Malagón – Bolivia

Trabaja con niñas que han sufrido abusos sexuales en «Casa Amparo», «Talita Cumi» y «Centro de Vida».

Yousef y Agar – Holanda

Trabajan con las familias más desfavorecidas de Holanda. A través de diferentes reuniones, desayunos y actividades físicas llevan la Palabra de Dios.

Jia Li – China

A través de su trabajo como profesora lleva el Evangelio al norte de China.

Amira – Asia Central

A través de su carrera profesional como sanitaria, puede ofrecer a los pacientes más que apoyo físico y sanitario, sino espiritual.


*Realizamos trabajos de apadrinamiento, enfocado a niños del continente africano, con lo cual podemos ayudar a cambiar el futuro de ellos, sin olvidar que la labor principal es que ellos conozcan el evangelio.